dimarts, 2 d’octubre de 2007

La iglesia de Sant Gaietà

En la segunda mitad del siglo XIX, Llucmaçanes tenía un pequeño oratorio dedicado a San Cayetano en calidad de un particular, Ángel García Gahona, un mallorquín afincado en la localidad.

Con la visita pastoral del obispo de la isla, Manuel Mercader y Arroyo, el 26 de febrero de 1876, un año después mandó construir una capilla de forma provisional a raíz de una nueva reorganización parroquial, hasta que a modo particular, dicho obispo pagó el valor del terreno por 500 pts, donde hoy encontramos el templo.

Las obras de la actual iglesia comenzaron en 1883. Dos años más tarde, concretamente el 8 de marzo de 1885, se invirtieron 7500 pts, las cuales fueron fruto de donaciones y limosnas a cargo del rector de Santa María de Maó, D. Juan Morillo y algunos vecinos de la localidad. Al no tener suficiente, el obispado puso las cantidades restantes hasta terminar definitivamente las obras, que, una vez terminadas, dicho obispo regaló la imagen de San Cayetano, el cual desde entonces es el patrón del pueblo. El rector de la parroquia del Rosario des Castell, regaló la mesa del altar.

Los planos fueron trazados por Camilo Mir y Febrer, construyendo el templo siguiendo un estilo neo-gótico.